miércoles, 8 de junio de 2016

El crimen corporativo omnipresente. Introducción a la edición española de La empresa criminal



Steve Tombs y David Whyte
(Open University y University of Liverpool)

En mayo de 2015, el mes en que fue publicada la edición en inglés de este libro, un regulador estadounidense, la Junta de Recursos del Aire de California (California Air Resources Boardcarb), emprendió una serie de pruebas en respuesta a las inquietudes planteadas sobre la exactitud de las mediciones de emisiones contaminantes en los coches producidos por el fabricante alemán Volkswagen. La carb encontró incoherencias importantes y luego informó a Volkswagen y a la Agencia de Protección Medioambiental (Environmental Protection Agencyepa). De ahí acabó surgiendo un caso paradigmático de crimen corporativo.
Volkswagen había instalado un software que permitía manipular los datos de emisiones de sus coches. El software detectaba cuándo se encontraba el automóvil en un banco de pruebas y cambiaba de posición para reducir al mínimo las emisiones de óxido de nitrógeno (nox). Fuera del banco de pruebas, el coche volvía a la posición «normal» de mayor eficiencia para multiplicar hasta 40 veces el límite legal de emisiones. El 4 de noviembre, vw admitió que los dispositivos manipulados también fueron instalados en los motores de gasolina y enmascararon sus emisiones de co2. La empresa también admitió haber instalado ese software en una lista de marcas propiedad de vw mucho mayor que la admitida previamente, incluidas Porsche, Audi, seat y Skoda. El número de vehículos afectados aumentaba cada día, entre ellos 700.000 coches en España (McHugh, 2015). Los delitos de Volkswagen —y claramente eran delitos— incluían el fraude organizado para asegurar la dispersión incontrolada del que puede ser nuestro mayor asesino contaminante, el nox, responsable de la mitad de las muertes relacionadas con la contaminación en el mundo desarrollado, así como del principal causante del cambio climático: el co2.
Pese a esas devastadoras revelaciones, vw siguió vendiendo coches con sus emisiones medidas por dispositivos manipulados incluso después del «escándalo» conocido en septiembre de 2015, mientras negaba todo conocimiento de la dirección sobre el fraude perpetrado. En marzo de 2016, justo cuando estábamos a punto de terminar este texto, vw admitió que su exdirector general, Martin Winterkorn, recibió en mayo de 2014 un memorándum que detallaba cómo algunos coches vw producían hasta 35 veces más emisiones de óxido de nitrógeno de lo permitido. Antes de marzo de 2016, la compañía había dicho que Winterkorn —que renunció después del escándalo en septiembre de 2015— desconocía el tema. Por supuesto, nunca había resultado creíble que los directivos en vw no llevaran años al tanto. Los técnicos de vw habían advertido sobre prácticas ilegales de las emisiones en 2011, y Bosch había informado a vw en 2007 sobre los riesgos del uso ilegal de su tecnología de software. Además, no era la primera vez que vw usaba esa tecnología. El investigador André Spicer señaló que vw llevaba montando dispositivos defectuosos en sus coches desde 1973.
Esta fue una historia arquetípica, pues ocurrió en una industria que ha sido acusada de utilizar métodos fraudulentos en las pruebas de emisión como práctica sistemática. Y también lo fue en la medida que Volkswagen no fue la única empresa automovilística envuelta en un gran escándalo por la seguridad o la integridad de sus vehículos.
Los motores de gm habían sido objeto de una importante demanda en 2014 a causa de unos interruptores de arranque defectuosos que causaban bloqueos y fallos de seguridad. La compañía pagó indemnizaciones por 124 muertes. También en 2014, bmw, Chrysler, Ford, Honda, Mazda, Nissan y Toyota anunciaron la retirada de vehículos por un problema con el inflado de sus airbags (que arrojaba fragmentos de metralla metálica a alta velocidad). La metralla había matado a un número indeterminado de personas. La demanda, que afectó a 40 millones de vehículos en todo el mundo, fue la más importante en la historia de la industria. Durante 2014 y 2015, Fiat Chrysler se vio envuelta en un caso similar porque los depósitos de su Jeep Cherokee explotaban al romperse por impacto trasero. Un informe del Centro para la Seguridad del Automóvil (Center for Auto Safety) ha documentado 185 accidentes fatales por explosiones del depósito del Jeep Cherokee, con un saldo de 270 muertes y numerosos heridos por quemaduras graves. El veterano activista Ralph Nader, autor del libro pionero en el tema Unsafe at Any Speed, describió en 2011 al Grand Cherokee como «el Pinto moderno para las mamás futboleras».
Hoy es habitual que los estudiantes de empresariales en el mundo angloparlante (y gran parte del resto) cursen una asignatura de «ética de los negocios» como parte de su grado. El caso más común que estudiarán en dicho módulo es el del «Ford Pinto» (Shaw, 2011; Birsch y Fielder, 1994). El caso salió a la luz en 1977, tras la publicación de un detallado artículo de prensa (Dowie, 1977). Tras la fase de pruebas, Ford estaba al corriente del grave riesgo de explosión de los depósitos de combustible de su nuevo modelo «Pinto» en caso de impacto trasero. La corporación empleó una serie de cálculos (para comparar el valor de los posibles daños y lesiones con el coste de retirarlos) La empresa optó por no retirarlos basándose en una estrategia de rentabilidad si únicamente morían 180 personas por colisiones traseras. El coche salió al mercado y allí siguió durante 10 años, mientras se amontonaban los cadáveres por los choques de impacto trasero.
Si el caso de «Ford Pinto» puede ser el más citado a propósito de la ética en los negocios, es en parte por el extraordinario nivel de profundidad con que el caso ha sido estudiado, pero también debido a que al tiempo transcurrido proporciona seguridad. Los libros de texto sobre los negocios no suelen recoger los casos en que la historia se repite trágicamente. De hecho, las estimaciones oficiales muestran que tres de los casos recién señalados se han cobrado más de 20 veces el número de vidas que el Ford Pinto. Pero el estudio de caso que se propone a los estudiantes de empresariales sucedió en 1977.
Una de las razones por las que hemos escrito este libro era mostrar que el crimen corporativo está en todas partes. En su carrera por la acumulación de ganancias, todas las grandes corporaciones de todos los sectores se ven obligadas a romper las reglas en algún momento. Todas acaban poniendo el beneficio por delante de la salud humana o el interés general. Queremos mostrar que esta dinámica no es solo un resultado desafortunado de las decisiones tomadas en una sala de juntas o del error de un inversor «codicioso». El impulso a delinquir y causar daño a expensas de la corporación está en el adn de las estructuras políticas y jurídicas que dan vida a la corporación. Recorreremos la historia de esas estructuras para explicar que la corporación —esa forma de propiedad que fue ganando importancia social desde principios del siglo xix—, nació como mecanismo para asegurar la impunidad ante cualquiera de los daños humanos que produzca.
La historia de la corporación es la historia de sus crímenes, una historia muy anterior a la industria del automóvil moderno. Es, de hecho, más antigua que cualquiera de las industrias modernas. La corporación fue concebida como una «persona» idealizada, con su propia identidad, con capacidad de poseer propiedades y reclamar «derechos» hasta entonces reservados a algunas personas físicas. Es este mismo proceso el que permite atribuirle también ciertas formas de falsa racionalidad —incluida la capacidad de comportarse de modo «responsable» y «ético».
Pero incluso los mayores entusiastas del capitalismo admiten que la persona corporativa con capacidad para pensar, actuar y comportarse con facultades humanas es poco más que una artimaña. El famoso gurú neoliberal Milton Friedman ya se burlaba en 1970 de que las corporaciones pudieran ser más responsables que un edificio o que un escritorio dentro de ese edificio.
A raíz del caso del Ford Pinto, Friedman pronunció otra asombrosa declaración en apoyo de Ford, esta vez en un coloquio televisado con estudiantes de economía. De acuerdo con su enfoque teórico sobre la regulación, Friedman defendió la decisión de Ford desde una lógica de mercado. Su argumento fue este: la decisión sobre el valor de la seguridad del coche no debe ser un asunto público, pues el público no participa en la transacción original. El valor de la seguridad del coche debe dejarse en manos de las partes directamente involucradas en la compra y uso del coche. Desde esta perspectiva, el consumidor es «libre» para decidir si prioriza la seguridad o el precio, y la injerencia del gobierno no es deseable —más allá de fijar los mecanismos legales básicos de aplicación y adjudicación.
Esta afirmación presume, a su vez, que los consumidores racionales son capaces de emplear su conocimiento sobre los productos para tomar decisiones informadas. En pocas palabras, esto significa que toda una lógica de mercado como la articulada por Milton Friedman se basa en esa presunción. De ahí que, llegado el momento, Friedman diga: «Sabemos que cuando compramos un Pinto, las probabilidades de ser asesinado son mayores que las de morir en un camión Mack. [...] Cada uno en esta sala podría, por cierto precio, reducir sus probabilidades de morir mañana».
Pero todos esos casos en la industria del automóvil muestran que la noción idealizada del consumidor racional es falsa. En todos esos casos, las corporaciones evitan activamente que los consumidores cuenten con información suficiente para tomar tal decisión. En todos los casos analizados se ocultó al público, a los consumidores y a los propietarios de vehículos una información que sin duda podría haber salvado muchas vidas. Para proteger su reputación y su posición en el mercado, los ejecutivos de las empresas decidieron guardar cada sucio secreto mientras pudieron.
En un sentido más amplio, este nivel de engaño corporativo no solo se activa en respuesta al descubrimiento de los crímenes de la corporación. Una forma de fraude estratégica (más que reactiva), se observa en las actuales previsiones de impacto social de la empresa. VW, por ejemplo, había presentado sus coches como contribuciones «verdes» a la protección medioambiental. Y los gobiernos, tragando esa mentira, pervirtieron el presunto «libre» mercado al apoyar el desarrollo de los coches diésel mediante subsidios y exenciones de impuestos.
Los neoliberales como Friedman aceptan que, cuanto más incompleto o «imperfecto» es el conocimiento de un producto, más se pervierte la transacción, pero no admiten la capacidad del poder para distorsionar las transacciones en el mercado. Las corporaciones no solo cometen delitos sino que mienten sobre esos delitos y luego encubren sus mentiras. Además, como sostenemos en este libro, nuestros supuestos representantes políticos —los gobiernos y reguladores— les otorgan la facultad de hacerlo en cada pequeño paso del proceso.
El gobierno español, por poner un ejemplo, concedió ayudas de 1.000 euros para la compra de cada «coche diesel limpio» (McHugh, 2015), transfiriendo una fortuna desde el estado a las empresas —en un contexto de austeridad severa para la mayoría de la población. Mientras tanto, el Banco Europeo de Inversiones venía concediendo préstamos por unos 4.600 millones de euros a Volkswagen desde 1990. Al mismo tiempo, muchos gobiernos europeos llevaban tiempo presionando a la Unión Europea para mantener ciertos «agujeros» legales en las pruebas de emisiones. Todo esto se aleja mucho del mundo friedmanista del libre mercado y sus empresas libres.
Pero también debemos tener claro qué lleva a vw a querer posicionarse como líder del mercado en tecnologías diésel verdes y cómo afecta esto a la «elección» del consumidor: ser «verde» era un requisito clave en su estrategia de dominio del mercado. vw buscaba ese dominio pese a ser el segundo fabricante de automóviles del mundo, después de Toyota, con casi 600.000 empleados, participando de un oligopolio mundial en que cinco fabricantes producen más de la mitad de los coches del mundo. Tales niveles de concentración del mercado son típicos de la era de capitalismo corporativo global.
Dada su posición dominante en un mercado oligopolístico, es probable que el perjuicio sobre el precio de las acciones y las ventas de vw sea relativamente leve y le suponga poco o ningún daño a largo plazo. Dicho esto, cualquier daño que pueda producirse no será asumido por los accionistas de la empresa —sus réditos se recuperarán porque la responsabilidad limitada les evitará toda repercusión legal o financiera en cualquier caso penal o civil. Los más altos directivos estarán igualmente protegidos —aunque pueda sacrificarse una o dos manzanas podridas. Por el contrario, los trabajadores pagarán el precio cuando la compañía reúna los fondos para recuperar el coste de cualquier reclamación, indemnización o multa— vw advirtió a sus trabajadores que la recuperación del escándalo «no será sin dolor» (Ruddick, 2015). Y, por supuesto, el incalculable daño a nuestra salud ya está hecho. Nunca se señalará como causantes de ese daño a los 11 millones de coches vw vendidos en el mundo por medios intencionalmente fraudulentos y que siguen emitiendo partículas mortales de diesel y nox.
Como este libro pretende demostrar, el caso vw ilustra perfectamente que la corporación moderna puede ser entendida como un dispositivo criminógeno y externalizador. Criminógeno porque viola la ley de forma calculada y como parte de su modus operandi. Externalizador porque las corporaciones suelen socializar los costes reales de producción —hacia la pérdida de vidas humanas, las muertes prematuras, la transferencia de la riqueza del erario público al balance empresarial o una destrucción medioambiental que pone en peligro la existencia misma del planeta.
Por eso sostenemos que la corporación no puede reformarse. Todas las razones expuestas en este libro demuestran que no podremos alterar el curso de la historia y evitar la destrucción del planeta a menos que encontremos una forma de frenar el poder político y económico de la corporación. La tarea política más acuciante de nuestro tiempo es la abolición de la corporación y los fundamentos económicos, políticos y jurídicos que la sostienen. De no lograrlo, las corporaciones seguirán engañando, mintiendo, robando, mutilando, matando y envenenando hasta extinguirnos.

Libros relacionados


Tendremos la oportunidad de estar con los autores en su presentación en Barcelona


martes, 9 de febrero de 2016

La UE antepone el capital a las personas. De la CECA al TTIP

Hasta la crisis económica de 2008 la Unión Europea pretendía dar la imagen de ser una institución democrática, moderna y progresista. Era ese club de los del norte donde a los acomplejados mediterráneos se nos había permitido entrar. En esos tiempos de euforia europeísta nadie veía los intereses económicos que entrañaba la UE en toda su historia. Al llegar la crisis de la Deuda ese relato positivo estalló por los aires: La presión de la troika sobre los países del sur se volvió insoportable. Y ante este panorama de ataque a la democracia y a las políticas de bienestar llega el TTIP. Un tratado que pretende equiparar la legislación comercial de los EEUU con la de la UE. Todo dictado por los lobbys de ambos lados del Atlántico. El libro La construcción europea al servicio de los mercados financieros De la CECA al TTIP, Europa antepone el capital a las personas, de Fátima Martín Gómez de Carvallo y Jérôme Duval, repasa la historia de la UE y de sus vinculaciones con los poderes financieros. A continuación os dejamos dos vídeos sobre el tema. Primero el documental Deudocracia sobre la crisis en Grecia y después un vídeo animado sobre qué es el TTIP.







Libros relacionados




lunes, 1 de febrero de 2016

[Vídeo] Casas de paja: eficientes, baratas, sostenibles y seguras

Hay una manera sostenible, económica y eficiente de construir casas: La construcción con paja. Puede parecer que se trata de un material perecedero y poco seguro. Todo lo contrario. Las casas de paja pueden durar más de 200 años y resisten perfectamente al fuego y a las inundaciones. Sus ventajas concretas son muchas pero destacaríamos su eficiencia energética: Las casas de paja conservan el calor en invierno y el frio en verano. La Red de Construcción con Paja acaba de traducir las Reglas profesionales de construcción con paja francesas. las primeras reglas profesionales de este tipo en España. Icaria editorial y la asociación BAM (Bioarquitectura mediterránea) han sido responsables de su publicación.

A continuación os dejamos dos vídeos donde Patricia y Rubén (provincia de Ávila) y Bea (Euskadi) nos enseñan sus casas de paja...



  

Libros relacionados

http://icariaeditorial.com/libros.php?id=1574


viernes, 15 de enero de 2016

Bichara Khader "Políticas euromediterráneas, ¿mucho ruido y pocas nueces?"

Las políticas de la UE con los países norteafricanos nunca ha sido clara y está caracterizada por no llegar a los objetivos acordados. Acabamos de publicar, junto al IEMed, Europa y el mundo árabe Una evaluación de las políticas europeas 1957-2015, un libro del Dr. Bichara Khader de la Universidad Católica de Lovaina. A continuación os dejamos un vídeo del autor hablando sobre esta cuestión.





Libros relacionados:



jueves, 3 de diciembre de 2015

[Vídeo] ¿A quién protege la ley mordaza? ¿A la ciudadanía o al gobierno?

La Ley Mordaza (ley de seguridad ciudadana) ha supuesto una imposición coartadora que ha cercenado derechos y medios de expresión de la ciudadanía. La iniciativa Defender a quien defiende trata de combatir esta ley y cualquier abuso de poder.

En el siguiente vídeo, diversas personalidades discurren sobre la llamada Ley Mordaza. Los principales fines de esta ley quedan expuestos y sintetizados de forma didáctica a través de la voz de especialistas como Arcadi Oliveres, Marga Villoria o Josep María Atentas. El pensamiento crítico y la información constituyen una poderosa forma de protección. Defender a quien defiende es una obra que subvierte la manipulación mediática para señalar las múltiples deficiencias y perversiones de la gestión del poder a día de hoy. En este libro coral, se explica el trabajo de muchos activistas, juristas e investigadores que luchan por los derechos humanos y la libertad de expresión en España. La movilización ciudadana es indispensable para defender nuestros derechos.



Hoy presentación en Barcelona!


Libros relacionados


lunes, 30 de noviembre de 2015

De la necropolítica neoliberal a la empatía radical. Prólogo de Santiago López Petit


“La ‘necropolítica’ es la política basada en la idea de que para el poder unas vidas tienen valor y otras no". Esta contundente frase nos la dice Clara Valverde autora de De la necropolítica neoliberal a la empatía radical. Este libro nos desvela un exterminio silenciado: como los poderosos dejan morir a los excluidos. La necropolítica analiza la gestión de la muerte que practican nuestros gobernantes con recortes y políticas alimentan la desigualdad y la exclusión de nuestros cuerpos.
 

Clara Valverde Gefaell, su autora, es una escritora, activista y conferenciante especializada en biopolítica y vinculada a movimientos sociales como el #15M. Estudió enfermería y Counselling en Canadá y ha sido profesora de enfermería durante décadas. Es, también, autora de Desenterrar las palabras y No nos lo creemos.

Santiago López Petit, autor del prólogo, ha sido catedrático de Filosofía en la Universidad de Barcelona. Formó parte de los movimientos obreros autónomos de los 70 y siempre ha mantenido una actitud crítica ante el presente. A continuación, adjuntamos el prólogo:




El poder es poder matar, y quien puede hacerlo, tiene el poder. Esta verdad simple, y a la vez esencial, ha sido siempre escondida porque es profundamente desestabilizadora. La «legitimación del poder» consiste, precisamente, en inventar una justificación que permita enterrarla. La religión o la filosofía política lo han hecho apelando a Dios, a la sociedad o al transcendental que en cada momento fuera más conveniente. Sin embargo, ha sido desde el interior del propio poder de donde ha surgido, posiblemente, la coartada más inesperada. Sucedió en la segunda mitad del siglo XVIII, cuando el antiguo Derecho de soberanía se abrió a un acercamiento a la vida con la excusa de protegerla. Fue así como el poder se vistió de biopoder, y decidió que no bastaba con disciplinar los cuerpos uno a uno, sino que había que regular un cuerpo que poseía innumerables cabezas, es decir, la población entera. Esta nueva tecnología del poder que Foucault llamó biopolítica estataliza la vida para poder optimizarla, y se autopresenta bajo un rostro más humano. Estadísticas, previsiones, mecanismos de regulación y de seguridad son las herramientas empleadas para gestionar cualquier amenaza imprevisible dirigida contra la población. El soberano «hacía morir o dejaba vivir», la biopolítica, en cambio, interviene para hacer vivir.
Ciertamente la otra cara del «hacer vivir» es el terrible «dejar morir», aunque este aspecto permanecía en un segundo plano. Incluso el propio Foucault se preguntaba: «Si de lo que se trata es de potenciar la vida (prolongar su duración, multiplicar su probabilidad, evitar los accidentes, compensar los déficits), ¿cómo es posible que un poder de este tipo pueda matar, exponga a la muerte no solo a sus enemigos sino a sus ciudadanos?» (Genealogía del racismo, Madrid, 1992: 263). Este «olvido» no resulta extraño ya que, desde la perspectiva del biopoder, la muerte aparentemente desaparecía de la esfera política y casi se transformaba en un asunto privado. Pero el abrazo del poder a la vida tiene mucho de engaño, y en ese «tomarla a su cargo» no se puede ocultar la asimetría que existe: la intervención sobre la vida presupone y requiere poder matar. Con lo que, finalmente, se desvela la verdad de la biopolítica. La biopolítica es, en ella misma necropolítica, es decir, una política de y con la muerte.
El libro de Clara Valverde muestra que la política neoliberal consiste en una necropolítica cuyo objetivo declarado es acabar con los excluidos. No se trata de ninguna exageración. El capital desbocado en su marcha adelante destruye todos los obstáculos que encuentra en su camino. Y son obstáculos todas aquellas personas que no son rentables, que no son empleables. Desde los pobres a los discapacitados y dependientes, pasando por los jóvenes o los ancianos sin recursos. El mérito del libro es mostrar cómo ese «poder matar» se materializa en políticas concretas. Clara analiza, especialmente, porque lo conoce muy bien, el tratamiento jurídico-sanitario de los enfermos de SSC, esos «muertos en vida» extremadamente frágiles pero cuya fuerza descoloca la mirada del sentido común. Esta denuncia, en la medida en que la necroplítica es una política de la desaparición, debe extenderse —y esto solo puede ser el
resultado de un trabajo colectivo aún por realizar— a las mujeres asesinadas, especialmente en México, a los jóvenes asesinados en América Central, y así podríamos seguir. Feminicidio, juvenicidio... Es necesario inventar nuevas palabras para designar ese horror. De esta manera sale a la luz el campo de guerra que subyace bajo nuestra imperturbable normalidad. Un campo de guerra en el que la política de la desaparición confiere a la muerte un nuevo estatuto. La muerte socializada como amenaza permanente y signo del poder se pone más allá de sí misma, y no constituye ya límite alguno. Porque aun más terrible que ella misma es la violencia inscrita en el cuerpo de la víctima inocente, cuyo objetivo solo se hace comprensible si se inserta en la estrategia nihilizadora del capital.
Excluidos, pues, serían aquellos que habitan, o mejor dicho, aquellos que intentan sobrevivir en este campo de guerra que abarca toda la Tierra. La necropolítica vincula, absolutamente, política y muerte, y no permite ninguna exterioridad. Pero entonces, ¿por qué hay tanta normalidad si estamos en guerra? Porque el espacio de los posibles recubre el campo de guerra y lo oculta, como la luz oculta la oscuridad. La proclama que rige el funcionamiento del espacio de los posibles es simple: «Eres libre de hacer con tu vida lo que quieras», y los posibles son las latas de oportunidades que abrimos. Sin embargo, nos ahogamos por falta de imposible ya que, en verdad, se trata de una cárcel abierta y autogestionada. En el campo de guerra, por lo contrario, el chantaje de la amenaza y del secuestro extiende el miedo, mientras las jerarquías oscuras organizan el agujero negro de una cárcel cerrada. Los posibles aquí se recogen en una sola imposibilidad, la imposibilidad de vivir.
Pero el campo de guerra y el espacio de los posibles son las dos caras de lo mismo. De una única realidad en la que vivir es aceptar, día a día, que la propia vida no vale nada. Por eso la dualidad excluido/incluido es útil, y a la vez, problemática. Constituye el punto de partida necesario y, sin embargo, tiene que ser dejada a un lado. El desafío consiste en atravesarla: «todos somos (potencialmente) excluidos». La antigua operación política que buscaba dar una centralidad política al margen, no es necesaria. El margen está ya plenamente en el centro. Si pensamos políticamente la exclusión, es decir, si consideramos a los excluidos anomalías peligrosas puesto que interrumpen la máquina de movilización global, entonces el grito de «Basta ya» estalla en una única afirmación colectiva de dignidad. Aunque tampoco hay que engañarse. La vida del joven que no vale nada en Colombia porque su muerte es moneda de cambio no es la vida del joven en paro y sin futuro que malvive en el parque temático llamado Barcelona. Clara Valverde lo sabe perfectamente. Hablar de necropolítica no implica simplificar el discurso ni confundirlo todo. Por esa razón, su libro apunta desde el principio a la cuestión verdaderamente importante: ¿cómo autoorganizar el sufrimiento social? ¿Cómo pensar una alianza política entre todos y todas? Evidentemente, no se nos da la solución aunque sí valiosas indicaciones: los espacios intersticiales en tanto que lugar de encuentro, la empatía radical como base de una unión sin unidad, en definitiva, la propia vulnerabilidad como el modo más radical de hacer frente, paradójicamente, a la necropolítica.

Libros relacionados:
http://icariaeditorial.com/libros.php?id=1564






martes, 10 de noviembre de 2015

Camareras de piso: precariedad laboral en los hoteles

El sobredimensionado sector turístico en España ha sufrido una fuerte sacudida a causa de la crisis económica. Como es de costumbre, es la base invisible del servicio hotelero la que se ha visto más duramente afectada: las camareras de piso. No obstante, el huésped no percibe las duras condiciones de trabajo de estas trabajadoras que limpian y ordenan las habitaciones.

Las que limpian los hoteles es una obra denuncia de esta situación. Desde la iniciativa de Alba Sud y la Rel-UITA, Ernest Cañada presenta la precariedad laboral que ha asolado este oficio. El protagonismo se cede directamente a las víctimas, el lector se convierte en un testigo directo de esta realidad al recibir, sin filtros, la voz de las empleadas. El sacrificio de la integridad física y psicológica de las que limpian los hoteles es el precio extra que hay que pagar por una habitación de hotel. En el siguiente vídeo, María Luisa, Teresa y Loli, camareras de piso, se convierten en ejemplo de lo que esta obra desarrolla a través de sus páginas.



 Aprovechamos para invitaros este miércoles a la presentación del libro en Barcelona bajo el título "La otra cara del turismo".



Libros relacionado

http://icariaeditorial.com/libros.php?id=1560

jueves, 5 de noviembre de 2015

Recordamos a Edward W. Soja (1940-2015)

Con motivo del fallecimiento del geografo radical Edward Soja, desde Icaria Editorial queremos recordarlo a través de su obra.
A continuación, la introducción del libro Edward W. Soja La perspectiva postmoderna de un geógrafo radical, de Núria Benach y Abel Albet:



Introducción

Son varios los motivos que nos impulsaron a dedicar este primer volumen de la colección «espacios críticos», que pretende ofrecer textos e ideas de autores que han destacado por su visión crítica del espacio, a la obra y la personalidad de Edward W. Soja.
El más importante de todos ellos es, desde luego, la misma relevancia intelectual del autor, un eminente y muy conocido geógrafo interesado en los aspectos espaciales de la teoría social, la globalización y la economía política urbana y regional. En la actualidad, próxima ya su jubilación académica, es catedrático de planificación urbana y regional en la Universidad de California en Los Ángeles (ucla) y profesor del programa «Cities» de la London School of Economics (lse), y mantiene una viva reflexión sobre la naturaleza del fenómeno urbano y de los profundísimos cambios que en él se han producido en las últimas décadas. Según afirma Soja con rotundidad, nos hallamos ante una nueva realidad urbana. En los últimos treinta años, la ciudad habría cambiado más que a lo largo de toda su historia y es preciso encontrar los instrumentos analíticos para su comprensión, pero también para anticipar el futuro y controlar la evolución contemporánea. Para ello, son necesarias nuevas formas de pensar el territorio, la región, la escala, y, en definitiva, de comprender la relación entre el espacio y la misma sociedad.
Por otra parte, cabe señalar que Edward Soja ha sido una figura que ha tenido una gran influencia en nuevas corrientes de pensamiento social de muy diversa índole. Hoy es, sin duda alguna, uno de los científicos sociales más conocidos, reconocidos y mejor valorados por un amplio espectro de estudiosos de la realidad urbana, de las transformaciones metropolitanas, de la teoría social, de la economía urbana, de la reflexión teórica y epistemológica desde la geografía y la ciencia social contemporáneas. A menudo es reivindicado como una de las voces esenciales de la reflexión postmoderna contemporánea; su mirada crítica enmarcada en una perspectiva radical, le convierten en un referente obligado. Prueba de ello es que su pensamiento es habitualmente citado tanto por científicos y académicos como por artistas y profesionales. Sus textos constituyen ya una presencia habitual en antologías y obras colectivas que seleccionan las aportaciones esenciales del pensamiento postmoderno y de las transformaciones urbanas en tiempos de postmodernidad. Además, su propuesta de «reintroducir el espacio en la teoría social crítica» ha conllevado que sus ideas sean reivindicadas, utilizadas o cuestionadas por un muy diverso abanico de disciplinas: desde la geografía y la arquitectura, hasta la filosofía o la economía.
Edward Soja se distingue también por mantener un posicionamiento intelectual marcadamente crítico. Crítico con los devastadores efectos sociales y espaciales que el funcionamiento de la máquina capitalista desencadena en todas las escalas geográficas. Crítico con las posiciones intelectuales que, por acción o por omisión, legitiman y refuerzan los mecanismos de actuación de esa máquina. Y crítico también con el mismo pensamiento radical, a menudo demasiado dogmático e inflexible para admitir en su razonamiento conceptos y visiones que no encuentran con facilidad el lugar donde encajar en marcos conceptuales predefinidos pero que aportan la frescura y la vitalidad necesaria para abordar unas dinámicas sociales cambiantes que escapan inexorablemente de toda lógica preestablecida.
Podemos añadir, además, que para nosotros era lógico dedicar un volumen a la obra de Edward Soja, el primer volumen de esta colección, por el mismo papel que ha desempeñado en nuestras preocupaciones intelectuales. Núria Benach y Abel Albet, directores de esta colección y autores del presente volumen, ambos profesores de Geografía Humana de dos universidades que parecen sentirse mucho más lejos una de otra de lo que su distancia física y de lo que la coincidencia de intereses de muchos de sus integrantes indican, conocimos a Edward Soja por separado y, sin saberlo, compartimos una profunda fascinación por los temas relacionados con el pensamiento y la teoría del espacio, en parte gracias al conocimiento de la obra de este autor. Desde hace algunos años y, curiosamente, por una intuitiva sugerencia del mismo Edward Soja, hemos venido poniendo en común preocupaciones intelectuales y también algunos proyectos de trabajo; fruto de esta colaboración, surgió precisamente la idea de esta colección.
Preparar un libro sobre la obra de Edward Soja ha sido un enorme reto por la profundidad teórica de sus ideas y por un endiablado uso del lenguaje que a duras penas permite una incierta y a buen seguro traidora traducción. Pero también ha sido, desde luego, un gran privilegio, ya que siempre hemos pensado que los trabajos de Soja, discutibles, polémicos y provocadores, eran una fuente inagotable de inspiración y estímulo intelectual. Es por todo ello que introducir este autor y su obra en castellano nos pareció una posibilidad especialmente sugestiva y de gran utilidad para una gran variedad de lectores potenciales. Máxime cuando, a pesar de la relevancia del autor, no existían prácticamente versiones de su obra al castellano hasta la aparición de la traducción de Postmetropolis,1 mientras que una parte sustancial de su obra continúa inédita para el público de habla hispana.
Para acercarnos con la mayor amplitud de miras a la figura intelectual de Edward Soja, hemos concebido este libro con una estructura algo inusual, combinando textos del propio autor con ensayos sobre su biografía intelectual, sobre algunos aspectos relevantes de su obra e incluso con una entrevista, con el fin de poder aproximarnos desde diferentes ángulos al autor y su obra.
Así pues, el libro se estructura en cinco partes. La primera de estas aproximaciones pasa por un recorrido a través de su biografía intelectual que hemos llamado «Trayectorias geográficas e intelectuales» para aludir a la variedad de caminos, cruces, e intersecciones por la que transcurre casi obligadamente una vida intelectual dilatada aún cuando siempre se haya movido en territorio universitario. Nos ha interesado de modo especial poder poner esos trayectos individuales en un contexto social y geográfico más amplio, atendiendo a las influencias recibidas y ejercidas, a los acontecimientos que marcan una época y, también, la vida de las personas y, en definitiva, a todo aquello que contribuye a entender cómo se forja y cómo cambia un pensamiento. Hemos subtitulado esta sección «De Kenia a Los Ángeles, del análisis locacional a la geografía postmoderna radical» para enfatizar el tránsito desde un tipo de aproximación geográfica que en los años 1960 fue rompedora (la nueva geografía cuantitativa, la geografía teorética, la ciencia espacial o el análisis locacional, según las distintas terminologías que se adoptaron) a una interpretación radical de inspiración marxista a la que unió una posición crítica próxima a planteamientos postmodernos, con los que simpatiza por su reconocimiento a la relevancia del espacio en la vida social.
En la segunda parte, hemos incluido la transcripción de una entrevista con el autor. El formato de entrevista, atractivo y ágil, ofrece una visión diferente, más viva, del autor y sus ideas. Somos del parecer de que el conocimiento de la persona a menudo contribuye enormemente a la comprensión de sus ideas. Esta entrevista corresponde a la combinación de diversas charlas que los autores han mantenido con Edward Soja a lo largo de estos últimos años. Buen conversador, le gusta ser escuchado pero siempre sorprende la claridad y la pasión con la que defiende sus planteamientos. De las muchas horas de conversación que hemos mantenido con Edward Soja, hemos seleccionado aquellos aspectos que mejor le representan y hemos tenido que suprimir, lamentablemente, una gran cantidad de anécdotas y referencias con las que ilustra sus ideas, aun cuando creemos que las palabras escritas mantienen parte del tono y de la vivacidad con la que fueron pronunciadas. Convencidos, además, del poder de las imágenes para evocar la importancia de los lugares y las circunstancias, hemos insertado una serie de fotografías que reflejan buena parte de la trayectoria reciente de Edward Soja: su relación con UCLA (incluyendo el «Sojafest» celebrado en 2008 con motivo de su jubilación, que fue ocasión para realizar una profunda reflexión sobre su obra), su participación en foros y seminarios por todo el mundo (entre los cuales su especial querencia con los «Seminarios del Egeo» organizados por Costis Hadjimichalis y Dina Vaiou), sus vínculos con profesionales y académicos españoles, etc.
La tercera parte, extensa, es el núcleo central de la obra e incluye la traducción al castellano de una selección de sus publicaciones. Hemos intentado recoger textos, no sólo representativos en la trayectoria del autor, sino que fueran importantes en sí mismos y que pudieran leerse fuera del contexto de un libro. Dejando aparte el caso del primer texto, «La dialéctica socio-espacial», pieza fundamental que fue publicada originalmente como artículo de revista, hemos optado por seleccionar algunos capítulos de libros porque en ellos ha sido el mismo autor el que ha realizado el esfuerzo de condensar y contextualizar sus ideas.
En la cuarta parte hemos incluido, además, por generosidad del autor, el texto inédito «Mesogeografías: sobre los efectos generativos de las aglomeraciones urbanas» que se publica por primera vez y que recoge sus preocupaciones más recientes sobre la causalidad espacial.
En la quinta y última parte, proponemos un análisis de algunas de las ideas centrales de la obra de Soja. Las palabras del propio autor hablan, desde luego, mejor que nadie sobre sus ideas. Sin embargo, habida cuenta del carácter provocador, inspirador y a menudo algo críptico de sus textos, hemos creído que un comentario a modo de ensayo podía ser útil para el lector y podía también estimular la lectura de su obra. Hemos escogido sólo tres líneas argumentales para este comentario, las fundamentales en la obra de Soja y que se corresponden en buena manera a lo propuesto en sus tres libros principales, Postmodern Geographies, Thirdspace y Postmetropolis. Se trata, en primer lugar, de la afirmación de la centralidad del espacio en la teoría social; frente al historicismo que ha teñido toda la ciencia social durante siglos, el autor propone una acérrima defensa de la espacialidad de la vida social a partir de la reivindicación de figuras clave como Michel Foucault o Henri Lefebvre. Ahí reside el carácter postmoderno de su pensamiento geográfico radical. El segundo argumento del autor, inspirándose de nuevo esencialmente en Lefebvre, afirma la multidimensionalidad del espacio. A partir de aquella visión central de Lefebvre en La production de l’espace que distinguía entre espacio percibido, espacio concebido y espacio vivido, Soja reelabora dicho planteamiento hasta llegar a proponer el concepto de «Tercer Espacio», un espacio de simultaneidad de experiencias, percepciones y visiones que se aproxime a la complejidad de la vida social en estos tiempos de cambios acelerados. Finalmente, el tercer argumento que contemplamos parte de la afirmación de los efectos generativos de las aglomeraciones urbanas que realizara con tanto énfasis Jane Jacobs a finales de los años 1960, y así, de nuevo, volver a situar la centralidad del pensamiento espacial para la comprensión de la sociedad. El mismo Soja afirma a menudo que toda su obra se dirige en el fondo a un único objetivo: mirar la sociedad bajo una óptica, si no exclusivamente, desde luego sí primordialmente, espacial.
Hace años que mantenemos un contacto personal, discontinuo aun cuando siempre intenso, con el autor. En la preparación de esta publicación, él mismo ha intervenido activamente charlando largas horas con nosotros, proporcionándonos material e incluso un artículo inédito para su publicación en primicia. También hemos mantenido contacto con muchas personas que le han conocido y que nos han aportado ideas, impresiones, anécdotas... Agradecemos la amable colaboración de Marco Cenzatti, Costis Hadjimichalis, Barbara Hooper, Olivier Kramsch, Jackie Leavitt, y Dina Vaiou. Nuestro agradecimiento también se dirige a Stuart Elden que amablemente nos proporcionó textos adicionales y a Mariona Tomás que nos facilitó material fotográfico. También queremos mencionar a Marsha Brown que nos mantuvo al tanto de la novedades en la ucla, a Carles Carreras, Josep Anton Acebillo y Eva Serra por haber propiciado múltiples ocasiones de encuentro con Soja, y a Anna Clua, Perla Zusman y Maria Dolors García Ramon por haber apoyado el proyecto de este libro. Cada uno a su manera nos ha dejado entrever aspectos nuevos de un autor y de su obra que esperamos haber sabido reflejar de algún modo en este libro. Al mismo tiempo, también desearíamos haber sido capaces de transmitir la pasión y la convicción que Edward Soja muestra en sus escritos, en sus palabras e incluso con su vigorosa presencia física, con la esperanza de que el lector se deje llevar por la fuerza de ese poderoso argumento espacial para interpretar críticamente los cambios que atraviesa nuestra sociedad.

Barcelona, julio de 2009

Libros relacionados

http://www.icariaeditorial.com/libros.php?id=1118

miércoles, 21 de octubre de 2015

El sinsentido del negocio de la comida. Una trabajadora fue despedida por regalar pescado que iba a desecharse


Nos alegramos por la victoria judicial de esta trabajadora pero, al mismo tiempo, enterarnos de este despido nos confirma la frialdad de las grandes cadenas de supermercados. Prefieren tirar comida con argumentos logísticos y de interés económico que ayudar a las personas pobres más castigadas por la crisis. Y por desgracia este no es un caso aislado sino que forma parte de una lógica global de la industria de producción y distribución de alimentos.

Comer manzanas de sudafricanas en Lérida, naranjas chilenas en Valencia y carne de ternero criado en Rumanía y sacrificado en España. Todo ello un sinsentido donde nuestra salud y la del planeta pierde y las grandes empresas de la agro-industria y la distribución ganan.

A continuación os dejamos un vídeo de Esther Vivas, autora de El negocio de la comida (2014, Icaria editorial) explicando como funciona este negocio.



También celebramos que países como Francia, a partir de una iniciativa popular, intenten poner freno a este problema prohibiendo por ley el desperdicio de alimentos en los supermercados.



Libros relacionados





lunes, 28 de septiembre de 2015

"Fundar parlamentos ciudadanos y vaciar de poder castillos y palacios" Itziar González


Prólogo de Itziar González Virós del libro Amor y política de Monserrat Moreno y Genoveva Sastre.





Itziar González Virós



El 16 de abril de 2010, en la galería gótica del edificio histórico del Ayuntamiento de Barcelona, hice pública mi decisión de dimitir como concejal del Distrito de Ciutat Vella. Tras tres años de prácticas de gobierno y representación institucional, vivía al fin un acto solemne en el que pude reivindicar, como nunca antes, la dimensión radicalmente utópica de la política. Frente a los medios de comunicación, rodeada de las personas de mi equipo en el distrito y, también, del alcalde y algunos tenientes de alcaldía y concejales, expresé públicamente, en un breve parlamento, mi decepción íntima. Saqué a la luz los motivos y razones por los que era imposible realizar la tarea para la que me habían elegido. No podía defender los derechos y deseos de la ciudadanía ni oponerme a los designios de los poderes ocultos de las organizaciones políticas y económicas que operaban en la ciudad. Apenas había espacio para la creatividad y la cooperación con la ciudadanía. Todo me parecía un sofisticado simulacro. Un engranaje formal de aparente servicio público lleno de claroscuros y zonas francas para el tráfico de influencias y el clientelismo. Allí dentro, al abrigo del sistema, todos estábamos libres de la obligación democrática de «dar cuentas» a aquellos que nos habían votado. Al final, «la casa de todos», «la casa gran», como acostumbramos a referirnos cuando hablamos del Ayuntamiento, resultaba ser la gran osamenta estructural para albergar espacios para la impunidad y la ocultación de su verdadera razón de ser: el libre ejercicio del poder. Pero, ¿de quién? Contrariamente a lo que puede pensarse en un sistema electoral presidencialista como el nuestro, el alcalde era uno de los más desposeídos en capacidad de mando. De hecho, su prominente posición en la parte alta de la pirámide jerárquica lo hacía enormemente vulnerable a los ataques antipolíticos y antidemocráticos de los lobbies y su brazo armado mediático y difamador. Entonces, ¿a quién sirven nuestras instituciones públicas? ¿Por qué nos empeñamos en sumarnos y participar en un sistema que históricamente ha sido diseñado para desposeernos de nuestra dimensión política esencial y de nuestra capacidad de organizarnos para transformar la sociedad junto a los otros? Quizás, la imposibilidad de responder a esa pregunta hizo que el gesto íntimo, hecho público, de mi dimisión, se convirtiese después en el inicio de una práctica continua de resistencia política: una disidencia con respecto al actual sistema de pseudodemocracia formal y un nuevo frente de acción política: la reivindicación, no de una nueva política, sino de «otra» política.

Y esa es la cuestión que late en el fondo profundo y fecundo del libro que han escrito Montserrat Moreno y Genoveva Sastre. Las autoras, conocedoras del potencial alquímico y transformador que existe en los conflictos, reivindican la dimensión cooperativa y radicalmente utópica de la política y, por ello, su necesaria materia emocional para construir dinámicas solidarias y vinculantes. Sin una base sobre la que apoyarse, ninguna construcción humana sobreviviría. Sin embargo, la necesidad de esa base no debe ser necesariamente la excusa para atemorizarnos y obligarnos a quedarnos quietos, atrapados en un sistema paralizante y rígido. Sometidos a un poder centrípeto que nos coarta el derecho a subvertir el orden de las cosas y redefinir continuamente el campo de fuerzas que despliega cualquier acción colectiva. La dimensión política de las personas es precisamente esa potencialidad de elegir vincularse libremente a los otros. No hay que temer al instinto de cambio incesante que existe en los seres vivos, siempre transformador y siempre con el objetivo común de mejorar las condiciones para la vida. Hay que temer el instinto paralizador de quienes quieren acumular poder y privarnos, así, de nuestra potencia utópica de actuar siempre en abierto.

Quizás por ello he empezado este prólogo explicando mi dimisión como concejal del Ayuntamiento de Barcelona. Precisamente porque las autoras de Amor y política nos dan algunas de las claves para entender esa decepción íntima y el valor público y colectivo de la toma de consciencia que supuso para mí y para muchos de los vecinos y vecinas de Ciutat Vella ese acto de «impotencia» institucional que apuntaba, sin embargo, una victoria y un acto de «fuerza» vecinal. Desenmascarar. Apartar el velo. Descubrir el engaño. Arrojar luz. Denunciar que no es esa la manera en que nos queremos gobernar. He aquí algunas de las indicaciones que se proponen como acciones necesarias para retomar esa concepción de lo político que lo sitúa en el vórtice mismo del conocimiento humano. Montserrat Moreno y Genoveva Sastre no conciben la política como algo de vuelo corto y de utilitarismo fugaz. La describen completa. Multidimensional. Como una práctica que se autofunda en cada conflicto, en cada reconocimiento de alteridad. La política como ese instinto cooperador que conduce a resultados imposibles o difíciles. La que se despliega ante el reto del conflicto. El obstáculo que estimula el salto. El artificio o el invento para superarlo que bebe del conocimiento de muchas generaciones y de su cooperación en el tiempo. Nada que pueda patrimonializar un gobernante o su partido. Conocimiento de todos. Prácticas de todos y experiencia forjadora de cultura del hacer colectivo. Cultura política. La cooperación es el origen de la evolución. Solo reconociendo las propias capacidades y las del otro se hace posible lo imposible. La organización de esa potencia tomará mil formas y tecnologías que se demostraran más o menos eficaces. El libro apunta la necesidad de fomentar la cultura política y la consciencia del valor que supone para todos los seres perseverar en los hábitos cooperativos (y no solo en los asociativos) para trabajar coordinadamente en un misma dirección. A los sentimientos nacidos de la cooperación les llaman amor, no como algo innato, sino fruto de determinados contextos históricos y culturales. En ello radica la urgente tarea de cultivar la política precisamente ahora, en este contexto en el que se hace visible para todos el colapso de nuestro sistema pseudodemocrático.

La «otra» política consiste en liberarse de unas instituciones que atrofian nuestras capacidades para la cooperación y dimensión política. Dar un paso al lado. Desplazar y arrastrar nuestras vidas hasta otras prácticas que tengan un nuevo sentido y sean fundantes de nuevos afectos y libres asociaciones. Engendrar nuevos conflictos y crear, a su vez, un nuevo mundo. Entender la política como esa holgura entre dos, como esa posibilidad de movimiento entre el acercarse y el distanciarse. Esa reprogramación continua que imposibilita la indiferencia y promueve el máximo reconocimiento de todas las partes. Estar libremente juntos en el latido. Estar atravesados por la misma energía del cambio continuo y participar en la centrifugación del poder. En la liberación de un nuevo oxígeno que permita la existencia de la política más allá del poder y el gobierno. Espacios y mundos paralelos donde ejercer esa dimensión cooperadora. Mantener el debate en las plazas, en el ágora pública. Huir de la violencia que se oculta en lo privado y reinventar nuevas instituciones abiertas y dinámicas. Fundar parlamentos ciudadanos y vaciar de poder castillos y palacios.


Libros relacionados:

lunes, 6 de julio de 2015

#OXI ¿Por qué no debemos pagar la deuda?

Ayer el pueblo griego votó con un contundente 60% el NO a la austeridad. Una lección de determinación colectiva y de democracia. Lo que pasó ayer nos muestra a una sociedad sin miedo y con esperanza de querer resolver ese momento clave todos juntos.
Para celebrarlo, y para ofrecer herramientas de cara a un futuro con esperanza pero seguro turbulento, os ofrecemos el Pdf del libro ¿Por qué no debemos pagar la deuda? de la Plataforma Auditoría Ciudadana de la Deuda.


El libro contiene una poesía inédita del activista y religioso de la teología de la liberación, Pere Casaldaliga. Aquí la tenéis...

Al pirata anónimo

Codicia de codicia de codicia
en el banco mundial del mar abierto,
cerrado el corazón a la justicia,
reacio a toda luz el ojo tuerto.

La muerte por blasón y la ictericia
del oro por salud, en el acierto
de cuentas entre imperios tu pericia
de ladrón de ladrones gana el puerto.

Lobo transnacional, vampiro inmundo
de nuestra sangre para el Primer Mundo
y entre escollos de lucro zahorí.

Mercenario del dios de la galerna,
tatarabuelo de la Deuda Externa,
antepasado del FMI.

Sin publicar, una hojita en
Todavía estas palabras


Más libros útiles para entender la deuda externa, la austeridad y la crisis griega










miércoles, 27 de mayo de 2015

La islamofobia pierde votos en Badalona


Cartel de García Albiol
El polémico cartel electoral de García Albiol
Xavier García Albiol llevaba gobernando en Badalona desde 2011 con un discurso claramente antiinmigración. Asiduo a levantar ampollas con sus discursos fuera de tono, en la última campaña electoral el edil del PP propuso "limpiar Badalona", en una clara alusión al colectivo inmigrante de la ciudad, principalmente magrebí. Tras los resultados de las municipales de 2015, la posible creación de una coalición de izquierdas entre Guanyem Badalona, PSC, ERC e ICV dejaría a Albiol fuera de la alcaldía e, ironías del destino, dentro del nuevo equipo consistorial habría una mujer magrebí como quinta regidora electa por Guanyem Badalona.

Fátima Taleb
Y es que la llegada de Fátima Taleb una marroquí de 39 años que lleva más de 15 ejerciendo como mediadora cultural al ejecutivo consistorial denota un viraje político hacia una sociedad más multicultural y plurirreligiosa que obliga a interrogarnos si verdaderamente hemos derribado los estereotipos en torno al colectivo islámico. La imposición del velo, el integrismo radical o la subyugación de la mujer son tan solo algunos de los clichés más difundidos en torno al islamismo. Pero el libro Islamofobia de Santiago Alba Rico nos enseña la errónea construcción identitaria que se hace del islam por parte de los mass media y nos invita a desprendernos de estos prejuicios tan arraigados que nos hacen concebir el islam como una amenaza para Occidente.

Islamofobia 


jueves, 7 de mayo de 2015

Icaria en Biocultura

Ha llegado a Barcelona la feria Biocultura, la más importante de España sobre consumo responsable y cultura ecológica. Este año ha sido galardonada nuestra autora Esther Vivas con el Premio Periodístico Biocultura por su blog “Se cuecen habas”. El domingo 9 de mayo a las 19.30h recibirá el premio en el recinto ferial del Palau Sant Jordi. Queremos recordaros que los libros de Icaria estarán disponibles en el stand de Vida Sana. 

Para celebrar la llegada del festival Biocultura os queremos proponer cuatro libros que proponen alternativas sostenibles en sus respectivos ámbitos: 

EL NEGOCIO DE LA COMIDA
Esther Vivas

 Imagen de  El negocio de la comida ¿Quién controla nuestra alimentación?

 El objetivo de esta obra es destapar y analizar las entrañas del sistema agroalimentario, adentrarnos en las tripas del agronegocio y los supermercados, armarnos de datos y ejemplos. ¿Por qué los alimentos recorren miles de kilómetros del campo al plato? ¿Por qué en 100 años ha desaparecido el 75% de la diversidad agrícola? ¿Por qué hay hambre en un mundo donde se produce más comida que nunca? ¿Por qué somos "adictos" a la comida basura?

El 9 de mayo a las 19.30h se le librará el Premio Periodístico Biocultura

Más información en la noticia del diario Público


CONSTRUIMOS BIOCIVILIZACIÓN
VVAA

 Imagen de  Construimos biocivilización Hacia un nuevo paradigma de convivencia planetaria
Creemos que la humanidad está viviendo una crisis sistémica global que afecta a todos los niveles del ser humano, tanto interiores: valores, mentalidades... como exteriores: organización social, economía, política, finanzas… Y si bien es cierto que la humanidad ha estado acompañada a través de la historia por muchas crisis, también es cierto que esta es la primera vez que ha puesto en juego la estabilidad del planeta Tierra, su única casa y, por tanto, el equilibrio de la vida y de su sobrevivencia como especie. Este libro plantea, a través de la experiencia de diversos autores, alternativas a la civilización capitalista actual.

ALTA TENSIÓN
J.V.Barcia Magaz y Cote Romero (eds.)

Imagen de  Alta tensión Por un nuevos modelo energético sostenible, democrático y ciudadano

En el control geoestratégico de los recursos energéticos se encuentra la causa de las principales violaciones de derechos humanos que se dan en el planeta, y en coherencia, esa violación de derechos humanos se encarna en nuestra sociedad a través de la pobreza energética dictada desde las grandes corporaciones con la clara aquiescencia del gobierno de turno. Ante esta realidad, cada vez son más las voces que se alzan para, a partir de una crítica meditada y radical, proponer un modelo energético más sostenible, menos concentrado, más democrático, renovable, soberano, accesible y que tenga como doble referencia el respeto a los derechos humanos y los límites biosféricos.

ASALTO A BRUSELAS
José Bové

Imagen de  Asalto a Bruselas Los lobbies en el corazón de Europa. Prefacio de Daniel Cohn-Bendit

Recurriendo a ejemplos precisos y documentados, José Bové descodifica los mecanismos de la toma de decisiones, el pulso con la Comisión Europea, la lógica de los estados. La lucidez del «atestado» se acompaña de propuestas para cambiar las reglas del juego, para edificar una Europa federal y más democrática, capaz de resolver las crisis que reavivan las actitudes xenófobas y las tentaciones autoritarias. Al sacar a la luz los entresijos de la Unión Europea, el diputado José Bové nos confronta con nuestras responsabilidades como ciudadanos.

martes, 28 de abril de 2015

Seis libros para el Día del Trabajador

EL PARO
Quien parte y reparte...
Jorge Reichmann y Alberto Recio
 
El desempleo actual no es una fatalidad natural, sino una cuestión profundamente política: lo que está en juego es nada menos que la estructura de poder y riqueza en las sociedades capitalistas del siglo XXI. El paro es la consecuencia previsible y prevista de las políticas económicas que decide y aplica ese mismo establishment, en beneficio de los intereses del gran capital. 

http://www.icariaeditorial.com/libros.php?id=328

LA JORNADA LABORAL
21 horas
The New Economics Fundation

En contra de las actuales reformas laborales y de jubilación que empujan a tra­bajar y con­su­mir más, pero ganar menos, NEF y Eco­po­lí­­tica defienden una semana laboral de 21 horas. Por ello, esta propues­ta es un cambio ambicioso, radical y sub­ver­sivo, que apela a una trans­for­mación socioecológica donde el buen vivir cuente más que el poder adquisitivo. Es un cam­bio en el ritmo de nuestras vidas, una re­for­ma en nuestros hábitos y conven­cio­nes, para que a través de una transición amplia y gradual, con­­duzca hacia una sostenibilidad so­cial, eco­nó­mica y medio­am­bien­tal.

Imagen de  21 horas Una semana laboral más corta para prosperar en el siglo XXI

TRABAJO Y GÉNERO
Desiguales
Lina Gálvez Muñoz y Juan Torres López. Prólogo de José Luis Sampedro

En estas páginas se denuncia la violación sistemática de los derechos humanos que llevan a cabo las grandes corporaciones que controlan la economía global. La argumentación está ilustrada con ejemplos documentados, gracias a la colaboración y al activismo de organizaciones y personas de todo el mundo, que permanecen en la primera línea de la lucha contra las empresas transnacionales.

http://www.icariaeditorial.com/libros.php?id=1119
DERECHOS LABORALES
Sin trabajo, sin derechos, sin miedo
Albert Recio, Joan Benach y Gemma Tarafa
(prólogo gratuito)
Las reformas laborales representan una agresión sin precedentes históricos recientes a los derechos de millones de trabajadores y trabajadoras. Es un golpe de Estado en materia laboral, la “joya de la corona” de los gobiernos neoliberales que aspiran a reforzar el poder de los empresarios, debilitar convenios colectivos, facilitar despidos e incluso destruir el derecho laboral. Las reformas precarizan el empleo, aumentan la desigualdad, empeoran las condiciones laborales y dañan la salud y calidad de vida de los trabajadores y sus familias.

http://www.icariaeditorial.com//imagenes_libros/Sin_trabajo.gif

TEORÍA DEL TRABAJO
Fre d'emergència
Pau Llonch y Josep Manel Busqueta. Prólogo de Isabel Vallet
(pròleg gratuit)
Pau Llonch i Josep Manel Busqueta, tots dos del Seminari d’Economia Crítica Taifa, proposen activar un fre d’emergència que aturi aquesta voràgine. La revolució, amb tota la seva complexitat i senzillesa, ha de ser aquest fre que aturi en sec el sistema. Ni abaixar la velocitat ni prendre una altra via són opcions per als dos autors: el capitalisme no és reformable. Analitzen el sistema econòmic actual sense concessions, reivindicant l’economia política i el marxisme com a eines d’anàlisi clau.
Imagen de  Conversa entre Pau Llonch i Josep Manel Busqueta Fre d’emergència 

HISTORIA DEL MOVIMIENTO OBRERO
Cambio político y movimiento obrero bajo el franquismo
Xavier Domènech Sampere

El tramado de fondo son las cir­cuns­tancias extraordinarias que vivieron los hombres y mujeres que, perteneciendo a la clase obrera, sufrieron una de las dic­taduras más duras y longevas del siglo XX europeo. Hombres y mujeres que mantuvieron y construyeron iden­tidades desde las cuales poder resistir, formas de lucha desde las cuales poder transformar la vida de la mayoría y un modelo de con­flic­tividad que estuvo en la base del principal desa­fío que sufrió la dictadura hasta hacerla inviable. Un pro­ce­so don­de ganaron y también perdieron, un proceso que, más allá de la lectura política, económica y social, estuvo atravesado por la lucha de clases que impregnó todo su desarrollo. 

 Imagen de  Cambio político y movimiento obrero bajo el franquismo Lucha de clases, dictadura y democracia (1939-1977)